Mecatronicos en accion!!!

Loading...

domingo, 9 de septiembre de 2007

El temple de un Samurai

o

Tenue cae la nieve, sobre los bosques de cedros.
Emocionado, camina el viento sobre los cerezos.
El pájaro narra la aventura de volar.
La montaña reposa con sus brazos de rocas.
Es la quietud.
El reflejo de la cima blanca
sobre las pupilas del lago.
El Fujiyama cabrillea en el agua.
El agua libera poemas.
Y arriba una espada brilla.
El sol es.

Lento es el movimiento.
El acariciar de los dedos sobre la flor.
El cerezo medita.
A veces, se ve un pensamiento.
Hay una mente, de nervaduras y hojas.
El Samurai contempla.
Piensa.

Sobre el papel de arroz
el pincel susurra la tinta.
Tinta negra.
La esperanza baila,
aunque no se mueva.
La primavera lo dice en el bosque.
En el anillo de la madera.
La mano que brotó del filo del sable,
ya debe escribir:
Bushido.

El árbol está firme.
Tú debes llegar a la firmeza.
Tu paso no será confuso.
Caminarás en el dorso del paisaje.
Que permanece.
La belleza no huye.
Los valores claros no se sepultan.
La roca le es fiel a la tierra.
La nube le es fiel al sol.
Tú serás fiel a tu Señor.

La mariposa descansa.
El rayo la contempla.
La admira.

En la aldea vive la suavidad de mujer.
Allí, su vientre crea la nueva sonrisa.
Para el cerezo.

Tu piel es el lecho,
para que se posen los principios.
Nunca los olvides.
Nunca los traiciones.
Sé el agua
que nunca abandona su cauce.
Tu cuerpo,
ataviado para la guerra,
que sea la playa,
la arena,
donde siempre se repitan los valores:
compasión, lealtad, servicio, coraje,
justicia, sinceridad, cortesía.
Honor.

En la fragua se repiten los truenos.
Luego el sol brilla en el horno.
El herrero se enorgullece con el calor.
Siembra tormentas con su martillo, en el metal.
Los hombres sin valor son imprecisos, vagos.
La verdad es precisa, continua.
El número exacto de golpes se necesita
para el nuevo brazo.
La matemática precisa del martillo es necesaria,
para explicar el nuevo brazo que te ha nacido.
Tu espada.

La mañana despierta a los caballos.
Lo bello sopla un ciempiés.
Es la hora de la furia
del espíritu y el metal.
En el hogar,
ahora
los extranjeros levantan ídolos de oro.

Y crean los ejércitos
de cañones y fusiles y soldados sin ancestros.
Que matan a la distancia.
Pero tú eres guerrero.
Eres samurai.

Eres el que venera al Emperador,
dios en la tierra.
Eres el que honra al enemigo
al atravesar sus entrañas.
Cara a cara.

Y montas en los caballos, tan orgullosos como tú.
Las armaduras esculpen el gesto feroz.
La espada en alto.
El sol
que aúlla
en el dorso de los sables
y las lanzas.

Frente están las milicias urdidas por el extranjero,
las sombras del Imperio que se inclina.
Pero el Samurai brilla.
Que corran ya los caballos.
Que aúlle el aire al paso filoso de las espadas.

Miles de guerreros de antaño erupcionan en tu brazo,
Samurai,
el que extiendes hacia el tiempo nuevo que viene.
Y la punta de tu espada
ya necesita esgrimir
el dulce tajo sobre la carne.
Tu ira exige ya
el cuello enemigo.

Pero las ametralladoras te insultan por primera vez.
Imperceptibles, silban los dardos fulminantes.
Ebrio,
preciso,
corre el huracán cobarde
de las balas pequeñas.
Que no aceptan el combate valeroso,
pecho contra pecho.
Y ahora reinan
los torrentes rojos
que esmaltan la tierra del combate.

Que vieron tus antepasados.
Y la montaña se derrumba.
Lenta.
Su reflejo se sofoca en el lago.
Las armaduras crujen
entre vendavales de astillas.
Junglas de sangre escupen los cuerpos.
El aire enrarecido se regocija con la muerte.
Y tu espada cae.
Lenta.
Delicada.

El claro metal contempla los cerezos.
Has sido el honor.
Y tu espada cae.
Lenta.
Sobre la hierba herida.

1 comentario:

Franco Maray Ghigliotto dijo...

Gracias por compartir estas bellas y profundas lecciones sobre el Bushido y el camino del samurai. Quisiera consultarle la proveniencia del poema que comparte, es realmente hermoso. Quisiera asimismo pedirle permiso para compartirlo en mi sitio. Mi nombre es Franco Maray Ghigliotto, soy psicólogo de nacionalidad chilena. Un abrazo grande, espero nos encontremos en contacto.